Una encuesta entre empresas realizada por Morison ACPM pone de manifiesto que las empresas no están abiertas a asumir más riesgos sin medidas de apoyo por parte de las administraciones.

Un estudio entre más de 100 empresas realizado por el área de Restructuring & Strategy de Morison ACPM, empresa de servicios profesionales, pone de manifiesto que solo el 14% de las mismas están dispuestas a solicitar más financiación para mantener su empresa a flote.

Asimismo, el 43% de los encuestados creen que es fundamental que se prorroguen los ERTES a su finalización el 31 de mayo y otro 43% considera prioritario ayudas directas a las empresas. En este sentido Juan Manuel Castro, socio de Restructuring & Strategy de Morison ACPM afirma que “con más de 300.000 empresas con ERTES en marcha y cerca de un millón de trabajadores afectados por dichos ERTES las empresas no tienen margen para seguir endeudándose”.

Los directivos apuestan mayoritariamente, un 43% de los mismos, como medida principal por la concesión de ayudas directas a las empresas siguiendo el modelo de otros países europeos. José Miguel Contreras, presidente del Consejo de administración de Morison ACPM considera que “el problema principal de las empresas españolas para ser viables en un contexto de crisis como la actual es que según datos del Banco Central Europeo el Gobierno español ha dedicado un 1,3% del PIB a ayudas directas a las empresas frente al 4% de media de la zona Euro, en este contexto nuestras empresas saldrán de estas crisis mermadas en número y capacidades”.

El estudio pone de manifiesto que solo el 14% de las empresas están dispuestas a recurrir a más financiación, por mucho que esta esté avalada por el ICO u otros organismos públicos autonómicos.

Morison ACPM desde su área de Restructuring está trabajando actualmente en decenas de proyectos que tienen por objetivo la viabilidad de las empresas y prepararse para un contexto postcovid en un marco de menor facturación y más peso financiero lo que implica que las empresas tienen que llevar a cabo un proceso de búsqueda de mayor competitividad con nuevos productos, fidelización y apertura de nuevos mercados, digitalización y contención de costes.