Además de poder reclamar los intereses pagados de más como consecuencia de la aplicación de la conocida ”cláusula suelo” y los gastos, ahora podemos incluir en nuestras reclamaciones la “comisión de apertura”.

Ya encontramos numerosas Sentencias que declaran la nulidad de las cláusulas de comisión de apertura en los créditos hipotecarios al entender que no se perciben como correspondientes a un servicio o gasto real y efectivo alguno, sino que se trata de costes inherentes a la explotación del negocio bancario que se deben sufragar con sus propios recursos.

 

Para más información contacta con el

departamento Jurídico de Morison ACPM